Publicado el 30 agosto, 2011 por Prensa Alcaldia de Baruta en Noticias
 
 
 

PERSONAJE, SON Y SABOR: GERARDO BLYDE

alt
alt

altEl Alcalde conversó con Esperanza Márquez, con sonrisa franca y cálida que denota satisfacción por estar haciendo lo que le gusta

 

 

altConversó con nosotros con su sonrisa franca y cálida que denota satisfacción por estar haciendo lo que le gusta.

Gerardo, ¿qué es ser alcalde?

Es un reto todos los días cuando te levantas y un sueño todas las noches cuando te acuestas. Un reto en las mañanas de hacer posible con recursos limitados peticiones ilimitadas de casi 500.000 habitantes que vivimos en el municipio. Es un reto de cómo administrar bien, de cómo hacer que te rindan los recursos, de cómo llegarle a cada quien con algo para que todos se sientan atendidos. Lamentablemente es imposible satisfacer todas las necesidades con la limitación de recursos, pero ese es el reto y es maravilloso. Es acostarte en la noche muy tarde tratando de soñar qué te gustaría construir y cómo construirlo, es una dedicación completa, un servicio público 24 horas al día, de domingo a domingo, los 365 días al año. Las pocas veces que he salido de viaje siendo alcalde ha sido a convenciones de alcaldes, o que algún alcalde me invitó a ver que algo está funcionando (risas).

Alcalde, ¿los vecinos pagan sus tributos?

No hay una conciencia tributaria del ciudadano con la importancia de pagar sus tributos para obtener sus servicios.

Hay un ciudadano muy exigente en derechos, pero poco cumplidor de sus deberes por una formación absolutamente paternalista, mucho más acentuada en los últimos 12 años en donde el valor del trabajo, el del esfuerzo propio se ha venido perdiendo y el estar mantenido por el Estado es una de las metas de este socialismo extraño que estamos viviendo. Eso ha ido permeando a las clases medias y altas y vemos comerciantes y empresarios que tratan de evadir los impuestos, sin darse cuenta de que si su entorno va desmejorando, su negocio desmejora, su vida, su seguridad. Hay vecinos que pagan por un servicio de cable 200 o 300 bolívares mensuales y no pagan 150 anuales por un derecho de frente.

Los vecinos siempre se quejan de sus alcaldes. ¿Por qué?

Este municipio, según las encuestas, tiene un 80% de aprobación. Sin embargo, nuestro trabajo es ingrato porque no podemos satisfacer todas las necesidades de todo el mundo con los recursos limitados que manejamos. Aquí nos ha tocado enfrentar varias crisis, no solamente la crisis nacional, el ahogamiento del poder público municipal y la descentralización, sino el control absoluto del gobierno de las materias primas con las cuales se trabaja: el asfalto, el cemento, la cabilla. Además, nos han tocado unos períodos de lluvias mucho más fuertes que en los últimos 50 años.

¿Cuáles fueron los problemas más importantes con los que te enfrentaste cuando asumiste la alcaldía?

Tuvimos que invertir mucho en seguridad. Hoy en día tenemos la Policía Municipal mejor pagada, incluso que la de Sucre, aunque Carlitos (Carlos Ocariz) se ría cuando oye esto (risas). Durante dos años y medio hemos adquirido más de 70 patrullas, uniformes de primerísima calidad, equipamiento, armamento nuevo, estamos montando la Sala 171 más moderna del país para inaugurarla en noviembre. Sistema de cámaras que parte de Las Mercedes y va a pasar por todo el Boulevard de El Cafetal para darle seguridad al ciudadano.

Otra cosa que enfrentamos al inicio fue el desastre que había con relación a la basura en el área metropolitana y hoy en día somos el municipio más limpio, cumplidor de horarios, se adquirieron más de 70 camiones nuevos. Estamos construyendo la primera planta de compactación y transferencia dentro de la ciudad, en Santa Cruz del Este, cerrada, sellada, cumpliendo con las normas más importantes ambientalistas para que no produzca olores. Tenemos una red de barrenderos de más de mil hombres y mujeres de verde que barren las aceras.

El alcalde Blyde también se refirió al trabajo titánico que han tenido que hacer para estabilizar los terrenos, fallas de borde, etc., ocasionadas por las intensas lluvias.

 

LA CULTURA EN BARUTA

Muy satisfecho nos comenta: Hay una Superintendencia de Cultura que ha hecho vibrar espacios como la Plaza Alfredo Sadel, donde hemos hecho el Festival de Las Artes, la Feria del Libro, el Museo Vial a cielo abierto. Somos patrocinantes de la mayoría de las obras de teatro que se producen en los teatros privados del municipio. Tenemos el gran sueño de construir un gran Teatro Municipal y si los baruteños me reeligen poder entregarlo al final de mi segundo y último período (risas).

Tenemos un movimiento de orquestas en alianza con las orquestas sinfónicas juveniles, con el maestro Abreu. Teníamos un pequeño grupo cuando llegamos en la Concha Acústica y hoy tenemos más de 250 chamos en dos coros y una orquesta.

Ya creamos el segundo módulo en Cumbres y este año empezará el tercero en el barrio Las Minas. Al final de este período vamos a tener unos 450 niños en el Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela.

Gerardo, ¿te gusta comer?

No soy un sibarita ni un gourmet especializado, pero me gusta comer bien, me gusta mucho la comida criolla. Hay dulces que me recuerdan mi Caracas de toda la vida como un bienmesabe de esos que hacía mi mamá o mi abuela, la torta de queso criolla, la marquesa de chocolate de la señora Wallis. Soy muy carnívoro, no como pescado, tiene que ser del día porque ya congelado agarra un sabor a pescado que no me gusta (risas). Me encanta hacer parrilla y las mujeres de la familia hacen los contornos y no puede faltar la torta de jojoto que le da el toque de dulce o la torta de plátano. No me gusta esa cocina moderna “deconstruida”, esas espumas que uno come, pero no come y de ahí te vas a una arepera (jajaja). ¡Me van a matar mis amigos chefs! Me gustan el Biarritz y La Fattoría.

 

¡SOY MÚSICO!

El alcalde Blyde junto con el abecedario aprendió a leer música: Toco piano, cuatro, guitarra, mandolina, canto muy feo (jajajaja) pero acompaño bien.

Oímos música clásica desde chiquitos, mi canción favorita de pequeño era las Cuatro Estaciones de Vivaldi y la dirigía cuando tenía 6 años. Luego por la influencia de mamá que tenía todos los Lps de Alfredo Sadel fuimos abriendo el bagaje. Recuerdo la Serenata Guayanesa, Simón, María Teresa Chacín, Esperanza Márquez. En diciembre hacíamos un conjunto de aguinaldos los 5 hermanos y al más chiquito lo poníamos a cantar el Burrito Sabanero y nos llevaban de casa en casa. Era otro país…

¡Soy feliz siendo alcalde!

 

Fuente: Tal Cual 28-08-11, p. 22 por Esperanza Márquez.